martes, 16 de mayo de 2017

Lázaro Oscar Valdés

 



El último pianista de Benny Moré
En el aniversario 96 del Benny, Granma Internacional conversa con Lázaro Oscar Valdés, el último pianista del gran intérprete de la pieza musical Santa Isabel de las Lajas
Autor: Rafael Lam | internet@granma.cu
Lázaro Valdés es un pianista que ha sabido andar con pie firme en la música cubana. 
Benny Moré sigue siendo el máximo representante de la música cubana: simboliza el guateque campesino, la descarga, la bohemia, el café, el bar, el cabaret, el teatro, el espectáculo. Es el más grande cantor de América, compositor, orquestador y director de orquesta. Aprendió empíricamente, pero con un genial oficio. Es el Bárbaro del Ritmo, la leyenda, el mito.
En Cuba todavía quedan varios integrantes (músicos y coro) de la Banda Gigante del Benny Moré, uno de ellos es Lázaro Oscar Valdés, el último pianista del gran intérprete de la pieza musical Santa Isabel de las Lajas.
Valdés se mantuvo en la Banda Gigante de 1958 a 1963, es un músico de estudios superiores, director de orquesta, compositor, orquestador, investigador de la música y el folclor.
Nació en el barrio de Cayo Hueso, La Habana, donde se desarrollaron muchos de los familiares de la dinastía de los Valdés (Oscar, el cantante y percusionista de Irakere, Alfredito, Vicentico, Marcelino, Lázaro Oscar y Lazarito (Lázaro Moisés Valdés), director de la orquesta Bamboleo.
En este aniversario 96 del Benny Moré, Granma Internacional visita a Lázaro Oscar Valdés en su casa de la calle Subirana, entre Clavel y Santa Marta, al lado de donde vivió Abelardo Barroso y Benny Moré (dos de los mejores cantantes de Cuba). Esto es el barrio Pueblo Nuevo, La Victoria, zona muy popular en la década de 1950.
Revisamos un álbum de fotos, en el cual me muestra su participación en la Banda Gigante de Benny Moré, para conocer más acerca de los misterios del músico lajero.
¿Cómo era el Benny en los ensayos, grabaciones y presentaciones?
En la preparación de sus grabaciones lo decidía todo, con el apoyo de su orquestador. Podía dictar magistralmente los arreglos, con acordes y todo, sabía lo que quería. En las presentaciones en público, cambiaba todo en medio de la actuación. El clima emocional que lograba no lo alcanzó nadie en el mundo. Se acercaba al oído de los instrumentistas, del pianista, de la base ritmática y ya la banda era otra cosa. Como cantante era entonado y muy afinado de oído absoluto, te lo aseguro yo. Todo eso lo podía hacer nada más que un genio sobrenatural como Benny.
¿Viajó con Benny?
Fuimos a tocar en 1960 a Miami, no admitió que lo situaran en otro hotel, separado de los músicos.
¿Cómo persona que me puede decir del Benny?
Adoraba a su madre que asistía a sus presentaciones, le fabricó su casita como se lo prometió. Les prestaba dinero a sus músicos y no les cobraba. Sus presentaciones eran muy correctas.
¿Qué recuerda de sus últimas presentaciones?
La actuación en el último Festival Papel y Tinta de 1963, frente al Capitolio fue apoteósico, lo más grande de Cuba. Las presentaciones en el Salón Mambí, en el parqueo de Tropicana fueron de leyenda.
Ahora, hablemos de Lázaro Oscar Valdés.
Yo nací el 17 de diciembre de 1940, viví en 1946 con mi papá en México, donde tocaba con el director de orquesta José Sabre Marroquín, quien llegó a ser director musical de Lucho Gatica. Allí conocí al Benny, había dejado al conjunto Matamoros y se quedó en la ciudad, donde llegó a grabar con Pérez Prado. Yo viví ese gran momento de la música cubana en México. Ya en La Habana, en 1958, el trombonista Generoso Jiménez me recomendó para La Banda Gigante. Debo aclararte que el Benny tuvo dos orquestas: Una a partir de 1953 y otra en 1958.
Benny Moré, el Bárbaro del ritmo, fue el más grande interprete de la música popular cubana e hizo historia con su Banda Gigante, de la cual fue pianista Lázaro Valdés.
¿Cómo valora la condición musical de Benny?
Siempre me impresionó su tonalidad vocal, su ritmática, en eso era una estrella. Dominaba la clave y el ritmo, con esas posibilidades, su experiencia y genio, le bastaba para ser el director de la banda más famosa de Cuba. Era un gran músico y excelente cantante, muy cubano. Tenía lo que tenía que tener.
¿Cuándo fallece el Benny que hace usted?
Lázaro Peña, presidente de la Central de Trabajadores de Cuba (CTC) me pidió que continuáramos con la banda, me designaron su director.
¿Dirigió otras orquestas?
Sabor de Cuba, después de la salida de Bebo Valdés. Trabajamos en el Teatro Martí con el bufo de Pous y Sanabria. En esa etapa escribí música para libretos de Enrique Núñez Rodríguez, tarea difícil.
¿En cabaret qué hizo?
En el Cabaret Parisién trabajé con un espectáculo que se presentó por Martinica y México.
Hagamos una vuelta en el tiempo para que relate cómo se preparó musicalmente.
Estudié a los 8 años con varios maestros y en el conservatorio de Marianao. Después con Rosario Franco realicé estudios superiores. Rosario estudió con Claudio Arrán y fue hija del investigador José Luciano. Toqué en la orquesta Ilusión.
Hábleme de su padre Oscar.
Papá Oscar era el mejor conguero de banda de Cuba, tocó en la Orquesta de Música Moderna y Los Irakere. Papá fue cantante y percusionista. Estuvo con Cheo Marquetti, Julio Cueva, Septeto Cauto, Julio Gutiérrez, Mario Romeu y trabajó para Gaspar Pumarejo en la Televisión.
¿Qué hace usted actualmente?
Dirijo el grupo Son-Jazz, fusión de lo cubano, lo afro y el jazz.
¿Ha publicado sus investigaciones?
Publiqué un libro sobre el Origen y las raíces del Son, se difundió en México y Panamá.
¿Qué opina de su hijo Lazarito, director de Bamboleo?
Está muy bien encaminado, Bamboleo es una de las bandas más triunfadoras de la salsa cubana, su composición Ya no hace falta, es uno de los éxitos más sonados del boom de la Salsa, en la década de 1990.
¿Cómo va la música cubana?
Nosotros los instrumentistas de hoy tocamos diversos estilos musicales, pero aconsejo a los nuevos músicos que mientras no dominen la auténtica y genuina música cubana (la de los tumbaos y montunos), no pueden valorarse de verdaderos músicos cubanos; y es muy lamentable que un músico cubano no domine y comprenda la gran música nacional, la que admira y aprecia todo el mundo. Eso es todo.

La Dinastía de los Valdés

La Dinastía de los Valdés
Por: Radamés Giro
Considerado como uno de los más grandes cantantes cubanos de todos los tiempos, Vicentico Valdés –hermano de Alfredito y Oscar– hizo una meteórica carrera en Estados Unidos. Nacido en La Habana el 10 de enero de 1921, inició su carrera artística como cantante del segundo Septeto Nacional, y posteriormente integró el Sexteto Jabón Candado, las orquestas de Cheo Belén Puig y Cosmopolita, dirigida por Vicente O. Viana, Belisario López y Antonio María Romeu.  En México, en la década del 40, cantó en el Conjunto Tropical de Humberto Cané, con el que grabó “Un meneíto na’má” y “Negro bonito”; y en Cuba, formó parte del sexteto Los Leones, junto a Cristóbal Dobal y Marcelino Guerra (Rapindey).
En 1948 se trasladó a Los Ángeles, California, y más tarde a Nueva York, donde cantó en el Teatro Hispano y en el Million Dollar, Park Plaza, Palladium, Puerto Rico. En ese mismo año grabó con la orquesta de Noro Morales “Guararé”, “Una cualquiera”, “Qué problema”, y “Ya son las doce”; con Tito Puente, (entre 1948 y 1954) “Arrollando”, “Rankankán” y “Babaratíbiri”. Pero las grabaciones que lo arraigaron el gusto popular, fueron las que realizó para el sello discográfico Secco (1953 y 1958), en La Habana, con el conjunto Sonora Matancera: “Decídete”, “Una aventura”, “Yo no soy guapo”, “Solo por rencor” y “Los aretes de la luna”. Así quedaba fijada la fama de Vicentico Valdés como un consumado bolerista. Posteriormente forma su propia orquesta, la que fue dirigida en diferentes momentos por René Hernández, Charlie y Eddie Palmieri, Javier Vázquez y Horacio Malviccino. Finalmente, en el pináculo de su fama, se dedicó a cantar como solista, y como tal realizó giras por Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Venezuela, México, Nicaragua, Honduras, Costa Rica, Panamá, España y Francia. Vicentico falleció en Nueva York el 26 de junio de 1995.
Oscar II
   La dinastía de los Valdés continúa con Oscar Valdés II, nacido en  La Habana el 12 de noviembre de 1937, y criado en Pogolotti, –un barrio folklórico, de santeros– en medio de la rumba en la esquina y el toque de batá en casas de bataleros amigos, particularmente un gran batalero llamado Fermín, muy conocedor de los toques y reconocido como maestro en ese instrumento. Con Fermín, además de aprender los toques, Oscar se inició  en la construcción de tambores (juramentados) abakuá, batá, chekerés. “Esa etapa era desconocida por mi papá”, dice. Corría el año 1949, cuando Oscar se inicia en los corrillos musicales, así lo cuenta:
Me acuerdo  muy bien, un día en que el viejo estaba tocando en el cabaret Montmartre con Bebo Valdés –donde se ejecutaba el ritmo batacún batá, de Orestes López (Maño)– y  yo fui a verlo. Me llamó la atención unos tambores batá que había en el piso, y ahí me puse yo a tocar por instinto, no era para que él me viera, porque él estaba en su ensayo. Me pongo a tocar y me acuerdo que de pronto lo tengo detrás, parado ahí, y él me dice: “Yo no sabía que tú tocabas. Nosotros estamos trabajando en el hotel La Campana, de Infanta y Manglar ¿Porqué tú no vas para allá y practica y te metes en la cosa de la música?” Le digo: coño viejo, yo nunca he estado en nada de esto, yo estoy ahora tocando rumba, jodiendo y eso ahí; pero me dice: “No, no, ve por las noches por allí”. Y me compró una guayabera para que pudiera ir a La Campana, donde me dejaban tocar un rato en la parte bailable.


En La Campana tocaba su tío Marcelino Valdés con la orquesta de Antúnez. Ya instalado en los medios artísticos de cabaret, Oscar comenzó a hacer suplencias cuando faltaba algún percusionista, fuera el tumbador o el timbalero. 
Marcelino me fue dejando coger de vez en cuando los cueros, y empecé yo también a tocar la rumba. Era la rumba más rápida que yo he tocado, porque allí trabajaba un trío de baile super-rápidos –integrado por Estela, Mario y Litico– y había que marcarle todo lo que ellos hacían. Así empecé yo en ese trabajo, me fui cuajando con la práctica.
Entonces vendieron el cabaret, y creo que el que lo compra tenía algo que ver con los Mestre (Goar y Abel), dueños de la emisora radial CMQ; y el nuevo dueño trae la orquesta de esa emisora para el cabaret, con Roberto Valdés Arnao como director.
Era muy normal en aquella época decirle a una orquesta: terminaste, nadie nunca tenía nada seguro, eso era candela. Yo me quedo perplejo cuando Valdés Arnao me dice que me lleva para su orquesta. Inmediatamente llamo al viejo y se lo digo. Entonces él me dijo: “quédate ahí, que esa es la orquesta de CMQ, y posiblemente pases para allá”, y así mismo fue. Yo era un muchacho, tenía trece años, y ahí me convierto en músico de esta orquesta. Empecé a tocar el bongó y las pailas, junto con Manzano, el tumbador; estudio con Guillermo Barreto y Salvador Admiral (padre), así fue como empecé mi carrera real de músico.
A partir de entonces comenzó a estudiar en el Conservatorio de Marianao; Walfredo de los Reyes (padre), lo ayudó mucho en su desarrollo. Estudió tímpani, trabajó con la Orquesta Sinfónica, con las orquestas de Gonzalo Roig, Paquito Godino, Carlos Ansa, Enrique González Mántici, todos buenos directores. Lo mismo tocaba en una orquesta de bailes que en una sinfónica.
   Trabajó también en las orquestas de Rafael Somavilla (hijo), –que se presentaba en el Habana Hilton–, en la del Capri, en Tropicana y en la Banda Gigante de Benny Moré, con la que trabajó como baterista hasta el año 1959. Una interesante experiencia fue su trabajo con el compositor y guitarrista Leo Brouwer en el ICAIC, al frente de la Orquesta Sinfónica, grabando música incidental para los filmes de esta industria del cine cubano.
   En ese período trabaja con el grupo de Chucho Valdés, con el que realizó grabaciones, hasta que en 1967, al crearse la Orquesta Cubana de Música Moderna, pasa a integrar su plantilla. Esta agrupación estaba formada por algunos de los mejores músicos cubanos, entre ellos Oscar Valdés, padre, y dirigida por Armando Romeu y Rafael Somavilla.


Sobre su salida de la Moderna dice Oscar:
Estuve en la Moderna hasta que me entró, como a todos los jóvenes, el bichito de querer hacer cosas, entonces un día Chucho y yo, sentados en el muro del teatro Amadeo Roldán, me dice: oye, porqué no formamos un grupo con el que podamos tocar lo que nosotros queremos, tocar, por ejemplo, la música popular, porque, mira, los Van Van están viajando, todo el mundo lo está haciendo, y esta orquesta no viaja, sólo hicimos un viaje a Canadá; con la formación de un grupo nuestro podemos tener otro campo. Me gustó la idea, y le dije: “sí, vamos a hacer algo”, nos montamos en la moto que yo tenía en aquel momento, y fuimos a ver a Paquito D’Rivera, también hablamos con otros músicos de la Moderna, y ahí comenzamos, en 1972, los primeros ensayos del grupo que después fue Irakere. Salgo de la orquesta, pero tuve que esperar casi un año que salieran los demás, porque había que buscar los suplentes que cubrieran las plazas vacantes. En 1973 grabamos Bacalao con pan, primer disco de Irakere. Entonces me ocurrió una cosa muy especial, por lo menos para mí, porque yo nunca había cantado, siempre admiré a mi papá, que fue un cantante de primera, pero a mí nunca se me había ocurrido cantar, yo sólo tocaba la percusión. Cuando grabamos “Bacalao con pan” –debo recordar que cuando Irakere arrancó era un grupo instrumental–, nunca se pensó en hacer música para bailar, al oír el backgraund de esta obra, en la parte del tumbao yo me pongo a imitar, fastidiando, al dúo Los Compadres, a hacer como Los Compadres: ¿qué es lo que quiere?, bacalao con pan, y el resto del grupo cuando oyen eso, me dicen: ven acá, por qué tú no le pones la letra a eso; ahí se formó la bronca, por qué tú no cantas en el número ese; les dije que yo nunca había cantado, pero me convencieron, y le pongo el bacalao con pan, el número fue un hit tremendo, estaba en el compromiso que había que cantar, porque después de eso, !qué podía hacer! Es así como inicio mi carrera de cantante; a partir de ahí, Irakere empezó a hacer música cantada, para bailar.
   Desde entonces, mi trabajo con Irakere fue que Chucho hacía la música, yo las letras y las ideas ritmáticas del grupo, el uso de los batá, la parte folklórica, porque Chucho fundamentalmente es pianista, el que conocía los tambores y cómo utilizarlos dentro del grupo era yo, y ese fue siempre mi trabajo con Irakere. Esto fue lo que nos dio el primer premio Grammy en 1979; en 1980 fuimos nominados para un segundo Grammy, podíamos haberlo cogido, cuando era más seguro que el otro, porque, además, nos pusieron un productor de allá, que manejó el trabajo que se iba a hacer, dónde había que colocar las cosas.»
   Con Irakere, Oscar ha viajado por casi todo el mundo. Por otra parte, actuó con Herbie Hancock, Chick Corea, ellos se incorporaban a lo que hacía Irakere porque, como dice Oscar, “casi todos los músicos querían hacerlo, porque les interesaba lo que hacíamos nosotros”.
Así explica Oscar su salida de Irakere:
Yo salgo de Irakere después de muchos años; mis hijos también estuvieron trabajando durante algún tiempo con este grupo; yo tuve un gran regocijo trabajando con mi padre, yo quería también que mis hijos trabajaran conmigo, y nos dimos a la tarea de tratar de hacer algo dentro de la familia, los Valdés, y esa fue realmente la idea. Me reuní con Chucho, con los demás músicos, les expliqué que yo tenía nuevos planes de trabajo, que quería hacerlo con mis hijos, porque uno no sabe hasta cuándo estará vivo. Al principio Chucho se disgustó un poco, pero luego comprendió mi punto de vista. Estuve un tiempo trabajando con ellos —1993 o 1994—, Diego, que es un bajista excepcional, y Oscarito como baterista.

No obtuvimos el éxito que esperábamos, porque el momento que escogimos para hacer el grupo no fue el mejor; yo creo que las cosas tienen su momento, y nosotros escogimos el peor, en el sentido de que había un control de la música entre varios grupos que habían salido a la escena antes, y estaban consolidados, y no es fácil entrar en esa mecánica. Ellos, como jóvenes al fin, se desesperaron, y tomaron otro rumbo. Diego consiguió trabajo en una empresa discográfica de Colombia, para producir discos, y determinó quedarse allá; Oscarito, que fue con el que más tiempo estuve, me dijo que quería hacer un cuarteto, le dije: ‘si tu te vas a sentir bien haciendo el cuarteto, haz tu cuarteto, que yo después formo otro grupo, estáte tranquilo’; es que a él siempre le han gustado los formatos de trío, cuarteto. Así estuve parado desde noviembre de 2000 hasta junio del 2001; en julio de este último año encontré los músicos que necesitaba, arranqué con el grupo, y una cosa increíble: con cinco números montados —porque no teníamos más—, logré tener trabajo fijo en los lugares más importantes del jazz: La Zorra y el Cuervo, Jazz Café, la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC)... El grupo tocaba instrumental, pero con la misma línea que yo siempre hice en Irakere, porque cuando yo salí de Irakere, este perdió la forma aqauella que tenía, que era parte de mi trabajo; entonces yo lo que hice fue rescatar ese trabajo, que es el que estoy haciendo con Diáskara, integrado por músicos de la Escuela Nacional de Arte y del Instituto Superior de Arte, todos muy jóvenes, pero con mucho talento, la gente se queda impresionada con este grupo.
   El trabajo de Diáskara está fundamentado en las raíces folclóricas, pero ahora lo estoy haciendo más profundo; por ejemplo: números como “Mi chaoko”, “Obatalá”, los interpreto con los toques afrocubanos, pero un con arreglo; es decir, no adapto el tambor al arreglo, sino que hago un arreglo al tambor. Esto ha dado muy buen resultado; y tenemos otros números en los que estamos utilizando algo con lo que siempre yo he experimentado mucho, que es utilizar los batá como tal. Es decir, hacer la música  contemporánea con la utilización de los instrumentos afrocubanos, sin lo ritual, sino en función de lo que tú quieres hacer, por eso ya deja de ser ritual, se convierte entonces en una gama ritmática dentro del arreglo, utilizando tres tamboreros, que son los mismos músicos que tocan los otros instrumentos de percusión cubana, como la tumbadora, el bongó, quienes a la vez que tocan los batá, cantan; a esto se agregan otros instrumentos: batería, guitarra eléctrica, tres metales, piano y bajo, esto me ha dado muy buen resultado. Con este grupo estoy haciendo un trabajo con la música popular bailable, que es rescatar la música tradicional, pero en el puente cambio, hago una transformación y la hago contemporánea; es decir, hago una presentación de lo que es el número como tal, después cambio, y se lo coloco a la gente en lo que hoy está pasando, para que se sepa que el grupo no está parado en aquella época, porque tú no puedes obligar a la gente a que  baile una música que si bien fue la de sus padres o sus abuelos, ya él no la siente así. En esta nueva línea tenemos montado “Lágrimas negras”, “Mamá, son de la loma”, “A romper el coco” y “Xiomara”.            


jueves, 20 de abril de 2017

Néstor del Castillo "La Voz Moruna de Cuba"




Néstor Castillo Rodríguez
Cantante
Nació el  8 de marzo de 1936 en Bejucal , La Habana .
Falleció el 24 de febrero de 1986 .
Desde niño tuvo inquietudes por el arte manifestándose en el canto y cultivó con denodado empeño en el bolero.
A finales de la década del 50 y principio del 60 comienza su trabajo como solista en fiestas populares y centros nocturnos de Bejucal. Más tarde se traslada a La Habana donde actúa en teatros y cabarets, realizando sus primeras grabaciones para la radio y algunas presentaciones en la televisión. Sus primeras presentaciones ante el público, las hizo como trovador, guitarra en mano, interpretando las típicas canciones de la época. De esta manera se dio a conocer y por su manera peculiar de interpretar el bolero entre lo romántico y lo moruno, fue escuchado por alguien al que convence con su estilo y lo catapulta al estrellato. Sus primeras giras las hizo por la Ciudad De Cienfuegos. Allí se presentó en el cabaret del hotel Jagua y en varias ocasiones deleitó a los cienfuegueros, en el cabaret del Costa sur. Sus grabaciones se han escuchado en programas de recuerdos en algunas emisoras, pero no con la verdadera difusión que debería hacerse.

 
 
 






 
LD Areito
1-Mi suplica - En el balcon aquel - Leopoldo Ulloa
2 -Me lo dice el silencio -José González
3- Esta noche hay luna para mi
4- No lo comprendo - Benito Llanes
5- Te me alejas - Leopoldo Ulloa
6 -Si te vas, adios
7- Por despecho
8- No hay por que
9 -Adios me dices ya -Leopoldo Ulloa
10 -Culpable fuiste - Rolando Coré
11 -Tu lo decidiste
12- Vestida de blanco


LD Areito #  4269
Con el  Conjunto Caney de Benito Llanes
Nestor canta:
1- Canción a mi madre querida - Leopoldo Ulloa Pérez,  
2- Fatal sentencia - Juan Arrondo
3- Te llevaste mi alegría - Asteria Martínez  
4- Creía que era un juego - Gilberto Díaz,   
5 - No respondo - René Márquez,   
6 - Amor no me quieras - Candito Ruiz  
7 - Ya no extraño tu amor - Leopoldo Ulloa Pérez  
 8- Corazón entristecido - Roberto Barros  
 9- Demencia por amor - Leopoldo Ulloa Pérez  
10- Y búscame - María Aurora Gómez
11- Mejor en otros brazos - Adolfo Quintana   
12- Si me falta tu amor - Roberto Barros   
13- Adiós vida mía - Angel Ceijas  
14- Prisionero de tus ojos - Juan  Loyola



Otras canciones que grabo :

Total - Ricardo Garcia Perdomo
Es triste decir adios - Leopoldo Ulloa
Gitana cuando camina - José González
Cóctel de especias -  José González
Constante agonia - Rolando Coré





Gitana cuando camina - José González Canta : Néstor del Castillo

viernes, 7 de abril de 2017

Roberto Romero Adams "El Negro Flamenco"

 
 
 
 
Roberto Romero Adams "El Negro Flamenco"

Roberto Higinio del Carmen Romero Adams
Músico ( tocaba flauta , oboe , violin y saxofón) ,y  arreglista .
Nació el 11 de enero de 1917 en La Habana .
Falleció el 5 de diciembre de 1992 .
Llegó a México en 1941 con la Orquesta de Arturo Núñez .
Trabajó en la radio mexicanas XEW , XEQ y XEX . Hizo arreglos musicales para Acerina y su Danzonera .
En 1957 tocó  en la pelicula "The sun also rises"
 
Con Alex Sosa en el piano y Aurelio "Yeyo" Tamayo en la percusión .



Luego formó su propia orquesta y graba canciones españolas por lo que fue conocido como "El Negro Flamenco"


 






1– España Cañí
2– La Virgen de la Macarena
3 – El Gato Montés
4 – En Er Mundo
5 – El Relicario
6 – Tani
7– Más Medias Granainas
8 – Silverio Pérez
9 – Currito de la Cruz
10– Antonio Vargas Heredia
11 – Noches Granadinas
12– La Morena de Mi Copla

Fuente y fotos : Joserro Romero

Alvan Brito




Alfredo Valdés-Brito Díaz ( Alvan Brito)

Cantante, compositor, guitarrista, arreglista y productor musical
Nació en La Habana y reside desde pequeño en España, país donde sus padres se establecieron.
Procedente de una larga saga familiar de músicos, es hijo de Mercy Díaz Suárez y Alfredo Brito Gamba, ambos integrantes del conocido Cuarteto Los Brito; y nieto de Julio Brito Ibáñez, uno de los más famosos compositores cubanos, autor de “Mira que eres linda”, “Cuando te acuerdes de mí”, “Trigueñita”, “El amor de mi bohío” y muchas otras páginas inolvidables.
Desde muy temprana edad demostró grandes aptitudes musicales, creando e interpretando sus propias canciones. A los seis años musicalizó y puso voz al animado “Raulín y las flores” para la televisión cubana.
Estudió piano y canto en el Conservatorio Manuel Saumell, ocupando el segundo lugar nacional en las pruebas de ingreso al mismo. Posteriormente, a su llegada a España, estudió guitarra, así como armonía y orquestación con su padre.
Ha estudiado  Sonido para Televisión en la Escuela Superior de Imagen y Sonido CES de Madrid; y Producción y mezcla de música con edición digital en Pro Tools y Post producción de sonido  con Pro Tools, en Ondas Formación de la capital de España.
Sus amplios conocimientos de Informática Musical (programas Cubase, Wavelab, Pro Tools, RME TotalMix FX, Waves, Scope Fusion, EastWest o  Native Instruments, entre muchos otros), han sido fundamentales para su trabajo de grabación, edición, mezcla y postproducción.
Como compositor y productor ha hecho la música para diferentes campañas publicitarias de distintas empresas: Leroy Merlin, Detalles3, LaNetro (Grupo Zed), etc.
Para la televisión, ha creado y producido sintonías y música incidental  para las cadenas Telecinco y Antena 3 TV. También compuso y realizó, conjuntamente con su padre, los arreglos y la producción de la cabecera y la música ambiental de la serie “Inquilinos” para el Canal 9 de la Televisión Valenciana.
Bajo el seudónimo de DJ Valdés y junto a su amigo DJ Valdi, ha creado y producido música para los famosos programas de Antena 3 TV “El Hormiguero” y  “Otra Movida”; así como para el popular “Tonterías las Justas”, del Canal Cuatro de televisión. Varios temas suyos, tales como “Again and Again”, “I Wanna Have Sex” o “Looking for Love”, han sido incluidos en los discos recopilatorios de estos programas.
Durante varios años colaboró diariamente con “Anda Ya”, el espacio estelar de “40 Principales”, la más importante cadena de la radio musical española. En este programa creaba una canción (armonía, melodía y letra) en el plazo máximo de hora y media y la interpretaba en directo, acompañándose a la guitarra y basándose tanto en temas de actualidad como en historias que los oyentes dejaban en el contestador. Con este programa, además de Madrid,  desde donde se trasmitía, actuó en directo en otras importantes ciudades de España: Barcelona, San Sebastián, Málaga, Tenerife, etc.
Su trayectoria por la radio también incluye distintas actuaciones en los programas “La Ventana” (Cadena SER);  “Esta es la Tuya” (Cadena DIAL) y también la creación de sintonías corporativas, como la que compuso para la Cadena “Radiolé Tropical” de las Islas Canarias, la cual fue elegida indicativo de cadena.
Como intérprete de sus canciones, acompañado de su guitarra,  ha actuado en distintos Centros Culturales de la Comunidad de Madrid y en conocidas salas de conciertos: Galileo, La Taberna Encantada, El Rincón del Arte Nuevo, Segundo Jazz, Triskel, Café Manuela…
Su proyecto actual es LeGatos , grupo pop-rock en español, del cual es guitarra y voz. Desde su fundación, se ha centrado sobre todo en la promoción y composición de los temas para el repertorio del mismo, realizando actuaciones en las salas Honky Tonk, Fulanita, Ton y Son, Fender, Thundercat, Contraclub, etc.
El disco de LeGatos (de próximo lanzamiento), incluirá títulos como Humo de Ciudad, Dime cómo sentir Amor, El Juglar y Tan solo un momento. Cuatro temas de un total de diez que muestran no solo la calidad, sino la originalidad de este magnífico grupo, y ya se pueden escuchar en las redes sociales como Youtube, Facebook, Twitter o Instagram.


 





 
 LeGatos en directo desde Honky Tonk Club, Madrid.- Alvan Brito ( Voz y guitarra )
- Azucena San Felipe ( Voz )
- Esther Muñoz ( Violín )
- Jorge Solís ( Batería )
- Miguel Angel Domínguez ( Bajo )
- Pablo Chavarri ( Guitarra )

Filmación, edición y montaje: The Whitey Films ( https://www.facebook.com/thewhiteyfilms )

Sonorización y grabación: Lalo Del Val ( Honky Tonk https://www.facebook.com/clubhonky )

Mezclas de sonido: JingleBit ( http://www.jinglebit.com )

 

Mercy Díaz




Mercy Díaz Suárez

Cantante. Voz prima del Cuarteto Los Brito
Nació en La Habana, en el seno de una familia amante de la música. Sus padres, Irma Suárez Biscaisacu y Antonio Díaz Cal, le trasmitieron desde muy temprano su afición por este arte: autores clásicos, modernos o tradicionales pasaron a formar parte de su cultura musical.
Su madre, de bella y dulce voz, le enseñó conocidas zarzuelas y canciones de destacados compositores cubanos, y en las frecuentes reuniones familiares interpretaba, junto a sus padres y su hermana Elena, acompañados por piano o guitarra, temas internacionales y páginas inolvidables de nuestra música de siempre.
Mercy se graduó de Secretarial Science y Associate in Teaching en la Havana Business University, y de francés en la Alianza Francesa de La Habana. Ejerció como profesora, traductora y secretaria ejecutiva antes de dedicarse definitivamente a la música.
Estudió piano, teoría y solfeo con Basilia Granda; y canto con Mariana de Gonitch, bajo cuya dirección comenzó su carrera como solista de conciertos, hasta que ella la recomendara a los hermanos Julio y Alfredo Brito para formar parte del cuarteto que ambos estaban creando. Esta profesora se dio cuenta de que le gustaba más interpretar la música popular cubana o americana, que los temas líricos que ya incluía en su repertorio.
Fue la voz prima del cuarteto Los Brito desde que se fundó en 1967 hasta su disolución en 1981. Este grupo vocal contó con gran popularidad y favor del público durante toda su trayectoria, la cual comenzó con su debut el 8 de agosto de 1967 en el programa estelar de la Televisión Cubana “Música y Estrellas”, que dirigía Manolo Rifat.  Fueron sus fundadores los hermanos Julio y Alfredo Brito, junto a Mercy Díaz y Pedro Sánchez, quien falleció al año siguiente del debut del cuarteto, siendo sustituido por Abelardo Cordero.
Los Brito  actuaron en los principales programas de radio y televisión de Cuba y en los más importantes teatros y centros nocturnos de la Isla, contándose entre sus muchos éxitos: Matías Pérez, Tú lo has querido así, Si te nace una flor, El Banquito, Tema para una noche de bodas, Noche de fiesta, Así quiéreme, Érase una vez, Vas acordarte de mi , El 4 , 5 , 6 Y después se perdió, Dime que sientes cuando hablas de mí, , El soñador, etc.Mercy Díaz  y Alfredo Brito contrajeron matrimonio el 18 de octubre de 1968. De esa unión nació su hijo Alvan destacado compositor, arreglista e intérprete, quien continúa la tradición familiar.
Al disolverse el cuarteto en 1981, con motivo de la salida definitiva de Cuba de Julio y Abelardo, Mercy y Alfredo fundaron el Dúo Los Brito hasta 1983, año en que ambos se marcharon de la Isla hacia España, donde residen. Entre los temas más populares del dúo podemos citar: Mariela, Chiquilla, Un hasta luego o Tiernamente para siempre, entre otros.
Desde su llegada a España,  se ha dedicado a su otra pasión: escribir. Durante más de dos décadas ha escrito artículos de opinión para  prestigiosos medios de prensa como ABC (Madrid) o Diario Las Américas (Miami); y colaborado con otras importantes publicaciones, tales como la Revista Hispano Cubana, donde ha incluido diferentes trabajos relacionados con nuestra música (La mujer en la música cubana) ; Machín, maracas, son y bolero; España en la música de otros pueblos, etc), ofreciendo conferencias sobre la misma.
También ha escrito guiones originales para radio y televisión, y cuentos infantiles que ha musicalizado junto a su esposo Alfredo y su hijo Alvan. Su libro "El Pulpo Patoso"  es un ejemplo de ello.

jueves, 23 de marzo de 2017

Julio Brito Jr.






Julio Valdés-Brito Gamba (Julio Brito Jr.)
Cantante y compositor .
Nació  el 9 de septiembre de 1935 en La Habana .
Falleció  el 9 de abril de 2006 en Miami , Florida , E.U.
Hijo de Antonia Gamba Cabrera y de Julio Valdés-Brito Ibáñez, autor éste último de conocidas composiciones del acervo musical cubano, tales como: Mira que eres linda, Cuando te acuerdes de mí, El amor de mi bohío, Rinconcito criollo o Serenata Guajira, que le valieron el sobrenombre de “El Pintor Melódico de Cuba”.
Estudió la batería con un profesor norteamericano ; armonía y composición con el maestro Enrique Belver; y canto con el profesor Marcelino del Llano.
Pronto formó su propio grupo musical, actuando en lugares de primer orden como el “Doble o Nada” del Hotel Riviera; el “Starlight”, del Hotel Nacional; y el Hotel Deauville, entre otros. En éste lo sorprende el triunfo de la revolución y unos vándalos, aprovechándose del desconcierto provocado por la huída de Batista, entran al mismo cuando ya no había nadie y destrozan los instrumentos musicales del grupo, siendo así que gracias a un amigo que conocía la batería de Brito y ve que intentan destruirla en plena calle, la  arrebata de sus manos, devolviéndosela a su propietario.
Más tarde y junto a su hermano Alfredo, forma el cuarteto Los Brito, para el que compuso una parte importante de su repertorio, como Noche de Fiesta, El Soñador, Cabellos Negros, y un largo etc. Debutan el 8 de agosto de 1967 en "Música y Estrellas", el programa musical más popular de la televisión en ese momento, obteniendo una calurosa acogida por parte del público asistente al plató y más tarde por la prensa nacional que inmediatamente se hace eco del acontecimiento.
Mientras su hermano Alfredo asumía la dirección musical del grupo, Julio se dedicó a representarlo en lo concerniente a la gestión administrativa. Hombre inteligente y naturalmente dotado para las relaciones públicas, realizó un gran trabajo que facilitó a Los Brito su sólida y exitosa trayectoria.
Gran parte del estilo novedoso del cuarteto fue idea de Julio, quien rompió con la uniformidad en el vestuario, que hasta entonces era habitual en los integrantes masculinos de estas agrupaciones vocales. Otra de sus aportaciones fueron sus magníficas ideas respecto a las coreografías y puesta en escena, con lo que el grupo adquirió un estilo propio y diferente de presentarse ante el público.
Julio Brito Jr. siguió en el cuarteto hasta la desintegración del mismo.

 Entre sus composiciones están : La larga espera ,  Y tal vez mañana   ,  Cabellos negros  , Soy feliz si estoy junto a ti  y   El soñador  .
 Todas grabadas por el cuarteto .